Toda la música y los vídeos gratuitos en Internet

En pocos años, la situación ha cambiado considerablemente. Atrás quedaron los días de los sitios web grises con unos pocos enlaces azules, la interactividad ha entrado en la era de Internet con toda su fuerza. En sólo tres o cuatro años, los sitios web y los hábitos de los usuarios han experimentado una revolución completa. ¿La razón? Es simple: banda ancha. Con ésta, todo está permitido, el sonido y las imágenes en movimiento forman parte de la Web. De una Web estática, hemos pasado a una Web rica en color y sonido. Hoy en día, un sitio que no nos ofrece una animación de vídeo nos parece muy pálido.
Al principio, es cierto, la banda ancha era sinónimo, para muchos usuarios de Internet, de descarga de archivos de alta velocidad, un activo que fue especialmente destacado por los anuncios de los proveedores de acceso. Con la aparición del software peer-to-peer (P2P) y el hecho de que los usuarios de Internet buscaban descargar archivos de gran tamaño (especialmente archivos de vídeo) a toda costa, la era de la piratería se ha afianzado.

Hoy, la ley Hadopi, que se está ultimando, intenta poner fin definitivamente a esta práctica. Es imposible determinar si lo consigue o no. En cualquier caso, esta ley que prohíbe la “descarga pirata” parece ya de otra época. Porque el consumo de alimentos culturales en Internet ha evolucionado aún más.
A partir de ahora, ya no es necesario descargar canciones o vídeos para disfrutar de ellos: es hora de la transmisión en tiempo real, es decir, de la reproducción continua. Esta tecnología permite ver un vídeo en directo, en el navegador, sin necesidad de descargarlo primero. Lo mismo ocurre con el sonido, donde el navegador se convierte en una especie de emisora de radio… pero con acceso a millones de títulos bajo demanda.

Un éxito fenomenal

El cambio es radical y ha conquistado a todos los usuarios de Internet. Los sitios de streaming de vídeo, como YouTube o Dailymotion, son un éxito fenomenal. Creado a principios de 2005, YouTube fue adquirido un año después por Google por más de 1.500 millones de dólares. En los Estados Unidos, desde enero de 2009, el sitio ha superado los 100 millones de visitantes mensuales… En resumen, cuando se quiere ver un vídeo, ahora se ha convertido en algo tan popular como ir a YouTube o a otro sitio de streaming como encender el televisor.
Los canales de televisión no se han equivocado, y también se han transmitido con la televisión de puesta al día: en sus sitios, algunos canales le permiten ver los programas que se perdió.

En el lado de la música, las cosas se movían aún más rápido. Donde los sitios de video rara vez le permiten ver películas enteras, el streaming libre y legal involucra muchas más obras musicales.
A cambio de la distribución de publicidad, visual o de audio, los usuarios de Internet pueden acceder a millones de títulos bajo demanda, de forma gratuita y de la forma más legal del mundo. Los catálogos crecen día a día, la calidad del audio -aunque inferior a la de un CD-Audio- también aumenta…. En definitiva, sería una verdadera lástima no disfrutarlo. Sobre todo porque los sitios de escucha de música a veces te permiten ir mucho más allá de la radio, ofreciéndote, según tus gustos, los títulos que podrían agradarte. Así que, ya sea por el placer de sus ojos o de sus oídos, descubra en este número todos los sitios que sería una verdadera lástima perderse.

Por favor refiérase al resumen, arriba a la derecha, para leer el resto de nuestro archivo.

El streaming y la ley

El tiempo está cazando piratas. Y hay que admitir que Internet contiene muchos contenidos ilegales. Apenas estrenadas en salas de cine, muchas películas están disponibles en la Web, para aquellos que sólo quieren tomarse la molestia de buscar en Google. En cuanto a los títulos musicales, también están disponibles casi gratuitamente en formato MP3…. Pero cuidado, la descarga de contenidos culturales cuyos derechos no son de su propiedad es un acto criminal. Y la ley Hadopi que se está poniendo en marcha organizará la caza de piratas, con multas, que pueden ser muy elevadas, y el corte del acceso a Internet. Pero se trata de descargar contenido.

En cuanto al streaming, la situación es diferente. No hay necesidad de esconderse unos de otros: los hackers han seguido el movimiento tecnológico y transmiten un gran número de contenidos piratas. E incluso en sitios bien establecidos, como YouTube, es común encontrar contenido ilegal, publicado por un usuario de Internet, al que se podrá acceder algún tiempo antes de que se elimine. No te preocupes, si te encuentras con este tipo de contenido, el streaming no se considera descargable por ley. Así que no puedes ser condenado por simplemente ver una película continuamente en la web. Es el organismo de radiodifusión y, por lo tanto, el administrador del sitio, quien es culpable a los ojos de la ley. Pero no se equivoque: algunos sitios web o plug-ins que ofrecen películas en tiempo real, como el reproductor web DivX, le permiten descargar el vídeo mientras lo ve. En ese caso, eres un pirata. Es mejor estar advertido.

¿Qué es? ¿Qué es?

P2P
De igual a igual. Técnica que consiste en poner en contacto directo los micrófonos de los individuos a través de sitios especializados que proporcionan referencias. Peer to peer es ampliamente utilizado para descargar y distribuir archivos MP3.

Transmisión en tiempo real
Una técnica de transmisión de datos que crea una memoria intermedia que permite que los sonidos o vídeos almacenados en un sitio web se transmitan de forma continua y sin problemas al micrófono del usuario de Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *