Vida de Santa Inés

El 21 de enero, la Iglesia Católica Romana honra a la virgen y mártir Santa Inés, quien sufrió la muerte por su consagración a Cristo. Católicos orientales de tradición bizantina celebran su fiesta el 14 de enero.

Aunque los detalles de la vida de Agnes son casi desconocidos, la historia de su martirio ha sido transmitida con reverencia desde el siglo IV. En la fiesta del joven mártir – cuyo nombre significa “cordero” en latín – el Papa bendice tradicionalmente a los corderos, cuya lana se utilizará para hacer el palio blanco que llevan los arzobispos.

Recuerda orar cada mañana con la oración a San Martín Caballero https://oracionesasantos.review/oracion-a-san-martin-caballero/

Vida de Santa Inés

Nacida en el seno de una familia rica durante la última década del siglo III, Inés vivió en Roma durante la última gran persecución de la Iglesia primitiva bajo el emperador Diocleciano. Aunque fue indulgente con los creyentes durante gran parte de su gobierno, Diocleciano cambió de rumbo en el año 302, resolviendo aniquilar a la Iglesia en el imperio.

Inés alcanzó la mayoría de edad cuando la Iglesia comenzó a sufrir bajo un conjunto de nuevas leyes decretadas por Diocleciano, y su co-gobernante Galerio, en el año 303. El emperador y su subordinado pidieron que se destruyeran las iglesias y se quemaran sus libros. Las órdenes subsiguientes llevaron al encarcelamiento y tortura de clérigos y laicos, con el fin de obligarlos a adorar al emperador en lugar de a Cristo.

Vida de Santa Inés en resumen

Mientras tanto, Inés se había convertido en una joven de gran belleza y encanto, llamando la atención de los pretendientes de las primeras filas de la aristocracia romana. Pero de acuerdo con las palabras de Cristo y San Pablo, ella ya se había decidido por una vida de celibato por el bien del reino de Dios. A todos los hombres interesados, ella les explicó que ya se había prometido a un esposo celestial e invisible.

Estos pretendientes entendieron el significado de Agnes y se resintieron de su resolución. Algunos de los hombres, posiblemente buscando cambiar su opinión, la reportaron al estado como creyente en Cristo. Inés fue llevada ante un juez que intentó primero persuadirla, y luego amenazarla, para que renunciara a su decisión de no casarse por el Señor.

Vida de Santa Inés para niños

Cuando el juez le mostró los diversos castigos que podía infligir -incluidos el fuego, los ganchos de hierro o el estante que destruía los miembros al estirarlos-, Agnes sonrió e indicó que los sufriría voluntariamente. Pero fue llevada ante un altar pagano, y se le pidió que hiciera un acto de adoración de acuerdo con la religión del estado romano.

Cuando Inés se negó, el juez ordenó que fuera enviada a una casa de prostitución, donde se violaría la virginidad que había ofrecido a Dios. Inés predijo que Dios no permitiría que esto ocurriera, y su declaración resultó ser cierta. El primer hombre que se acercó a ella en el burdel fue golpeado por un repentino rayo de luz, y otros optaron por no repetir su error.

Vida de Santa Inés para jóvenes

Pero uno de los hombres que al principio había tratado de hacer suya a Inés, ahora presionó al juez para que la ejecutara. En este sentido, el pretendiente obtuvo su deseo, cuando el funcionario público la condenó a muerte por decapitación. El verdugo le dio una última oportunidad para salvar su vida, renunciando a su consagración a Cristo – pero Inés se negó, hizo una breve oración, y valientemente se sometió a la muerte.

Santa Inés, que murió en 304, fue venerada como una santa mártir a partir del siglo IV. Ella es mencionada en la oración eucarística más tradicional de la Iglesia Latina, el Canon Romano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *