¿Cómo elegir una PC Gamer adecuada?

Las PC Gamer están en lo más alto de la cadena alimentaria gráfica, pero ¿de dónde procede exactamente esa potencia gráfica? En este artículo, te explicamos lo que debes tener en cuenta a la hora de comprar tu PC Gamer. ¡Ten en cuenta que también es muy importante elegir el mejor de los escritorios gaming!

Elegir una PC Gamer

A la hora de elegir un buen PC Gamer es importante saber qué tarjeta de vídeo necesitas y a qué juegos quieres jugar. Ten en cuenta las siguientes piezas y especificaciones mínimas:

  • Una tarjeta de vídeo NVIDIA GeForce o AMD Radeon
  • Un procesador Intel Core i5 o AMD Ryzen 5
  • 8 GB de RAM o más
  • Un SSD

Diferencias entre tarjetas de vídeo

La tarjeta de vídeo es el corazón de tu PC Gamer. Esta tarjeta procesa todos los elementos visuales de tus juegos favoritos. Cuanto más rápida sea la tarjeta de vídeo, mejor y más fluidos se verán tus juegos. Para jugar a un juego, necesitas al menos 30, pero preferiblemente 60 fotogramas por segundo (fps). Pero no todo el mundo tiene los mismos deseos, así que hemos destacado las tarjetas de vídeo más populares y las hemos dividido en 3 grupos.

Tarjetas de vídeo dedicadas básicas

Las tarjetas de vídeo dedicadas básicas son técnicamente tarjetas de vídeo dedicadas, pero no son lo bastante potentes para jugar. Una tarjeta de vídeo NVIDIA GeForce GTX 1650 o una tarjeta AMD Radeon RX similar es el requisito mínimo para jugar en tu PC. Si necesitas más y quieres al menos jugar con calidad de imagen Full HD a 60 fps, deberías hacerte con una GTX 1660 o una tarjeta AMD Radeon potente.

Tarjetas de vídeo NVIDIA GeForce GTX

Las tarjetas NVIDIA GeForce GTX son la generación anterior de tarjetas de vídeo NVIDIA. Esta serie incluye tarjetas de vídeo para jugadores principiantes, pero también tarjetas de vídeo que pueden ejecutar sin esfuerzo los últimos juegos con ajustes ultra. La GTX 1650 es el modelo básico, mientras que la GTX 1660 Ti es el modelo superior para los jugadores más exigentes. No importa a qué juego juegues, una tarjeta de vídeo GTX siempre te cubrirá.

Tarjetas de vídeo NVIDIA GeForce RTX 2000

Las últimas tarjetas de vídeo de NVIDIA son las tarjetas de vídeo RTX. Estas tarjetas son muy adecuadas para los juegos actuales más exigentes. Las tarjetas RTX tienen una memoria de vídeo más rápida y se centran principalmente en el trazado de rayos. Se trata de una tecnología que muestra la luz y los reflejos mejor y de forma más realista, haciendo que parezca que estás viendo una película.

Tarjeta de vídeo RTX 3080

Las tarjetas de vídeo de la serie RTX 3000 son las más potentes. Con la implementación de Ampere, que es la segunda generación de la arquitectura RTX, más núcleos de trazado de rayos y núcleos Tensor, tienes gráficos realistas. La versión menos potente de la serie RTX 3000 es la RTX 3060. Para los jugadores más hardcore, está la RTX 3090, que es la tarjeta de vídeo más potente del momento. Con los 24 GB de memoria de vídeo de esa tarjeta de vídeo, podrás jugar sin problemas a los juegos más recientes con los ajustes más altos en 4K.

El procesador

Mientras la tarjeta de vídeo se encarga de todas las tareas gráficas, el procesador (CPU) controla el mundo del juego. Piensa en tus oponentes controlados por ordenador y en dónde van las balas. La CPU calcula que disparas donde la tarjeta de vídeo muestra una explosión. Aunque el procesador es importante, la tarjeta gráfica sigue siendo la parte que más influye en tus juegos favoritos. El límite inferior cuando se trata de juegos es con un procesador Intel Core i5 o AMD Ryzen 5.

RAM

Para un ordenador de juegos, un mínimo de 8 GB de RAM es suficiente. La RAM es como un bloc de notas para que tu procesador vea rápidamente la información importante. Si quieres hacer streaming de juegos, 16 o 32GB es un requisito. Si quieres prepararte para el futuro, querrás tener al menos 16 GB de RAM o más.

El disco duro

Todo el mundo odia los tiempos de carga, especialmente los jugadores. Con un SSD, eso es cosa del pasado. Un SSD reduce a la mitad el tiempo de arranque y carga, para que puedas prepararte para el siguiente nivel rápidamente. Si quieres ir un paso más allá, puedes elegir varias unidades SSD en una configuración Raid 0. En una configuración Raid 0, cada una de las unidades SSD está conectada a una red. En una configuración Raid 0, cada SSD hace la mitad del trabajo. La velocidad se duplica, igual que si se pusiera a escribir a dos manos.

La carcasa y los accesorios

Un PC Gamer tiene accesorios adicionales, como una pared de cristal e iluminación RGB integrada. En combinación con la apariencia, esto hace que un PC Gamer de verdad sea algo más que una carcasa con componentes. También puedes darle un toque extra al interior de la carcasa, como la refrigeración por agua. De esta forma, tu procesador siempre se mantiene a la temperatura adecuada, aunque le exijas mucho a tu CPU.

Deja un comentario